«La misericordia es luz». Catequesis del Papa en español

(RV).- «Cuando se acercaba a Jericó, un ciego estaba sentado al borde del camino, pidiendo limosna. Le respondieron que pasaba Jesús de Nazaret.  El ciego se puso a gritar: ‘¡Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí!’. Jesús se detuvo y mandó que se lo trajeran. Cuando lo tuvo a su lado, le preguntó: ‘¿Qué quieres que haga por ti?’. ‘Señor, que yo vea otra vez’. Y Jesús le dijo: ‘Recupera la vista, tu fe te ha salvado’». (Lc 18,35.37-38.40-42)

La narración de la sanación del ciego en el Evangelio de san Lucas, fue el punto de partida de la catequesis del Papa Francisco en el miércoles 15 de junio, para explicar cómo el Señor, derrama su misericordia en todos aquellos que encuentra en su camino, invitándonos a hacer lo mismo con nuestros hermanos. A continuación, el texto y el audio completo del resumen de la catequesis en español



El Evangelio que acabamos de escuchar nos muestra a Jesús que, acercándose a Jericó, restituye la vista a un ciego que mendigaba en la orilla del camino. La figura de este hombre representa tristemente a tantas personas que, aún hoy, sufren discriminación y rechazo por parte de los demás. Es llamativo que este marginado a las puertas de Jericó, ciudad bíblica que simboliza la entrada a la tierra prometida, en lugar de encontrar compasión y ayuda del prójimo, como pide la ley que Dios dio a su pueblo, encuentra en cambio insensibilidad y rechazo.

Como entonces, también ahora la indiferencia y la hostilidad causan ceguera y sordera, que impiden percibir las necesidades de los hermanos y reconocer en ellos la presencia del Señor. En contraste con esta actitud, Jesús que pasa, no es indiferente al grito del ciego que, movido por la fe, quiere encontrarlo e invoca su ayuda. Y el Señor, como humilde servidor, escucha la súplica del ciego y le devuelve la vista. Gracias a su fe, el hombre ve, pero sobre todo, experimenta el amor de Dios que, en Jesús, se hace siervo de todos nosotros pecadores”.

 *******************

“Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en particular a los grupos provenientes de España y Latinoamérica. Que Cristo, en el que brilla la fuerza de la misericordia de Dios, ilumine y sane también nuestros corazones, para que aprendamos a estar atentos a las necesidades de nuestros hermanos y celebremos las maravillas de su amor misericordioso. Muchas gracias”. 

(GM – RV)

(from Vatican Radio)

Más anécdotas: