Mientras estaba acostado en la cama, escuché a mi perro arañar la puerta de mi habitación. Cuando me levanté para dejarla entrar, la encontré durmiendo al lado de la cama.