«El mensaje cristiano no era sólo «informativo», sino «performativo». Eso significa que el no es una de cosas que se pueden saber, sino una comunicación que comporta hechos y cambia la vida.»