La definición es: aquel que es desleal o traidor.

Desde el punto de vista histórico, en el régimen feudal, un vasallo que violase los empeños que hubiese contraído hacia el señor cuyo feudo tuviese, se haría culpable de felonía.

De aquí proceden aquellas palabras que vemos tan frecuentemente en los autores antiguos: vasallo felón, caballero felón. En su acepción primitiva, la palabra felonía expresa, pues, relaciones de jerarquía que ya no subsisten hoy. Esta palabra es ya poco usada. Sin embargo, todavía nos servimos de ella y es casi sinónima de traición.

En la saga de literatura fantástica Crónica del Asesino de Reyes, la felonía es un grave delito consistente en emplear la magia (o simpatía, como se la llama en esta historia) de manera perjudicial y deliberada contra otro ser humano.

Todavía se sigue utilizando esta palabra como podemos ver en la siguiente noticia (mostramos un extracto):

¿De qué no es capaz Pedro Sánchez, el Felón?

Fernando VII es considerado el peor Rey de la historia de España, lo que le valió los apelativos de Fernando Vil y el Rey Felón. Fue un gobernante hedonista, falso, sin palabra, incapaz, populista, vengativo y traidor a su patria, características todas que tan bien definen a nuestro presidente en funciones Pedro Sánchez, de quien ya nos preguntamos hasta dónde va a ser capaz de llegar para conseguir ser investido, cuál será el próximo compromiso que incumplirá, qué institución será la próxima que arrastrará, quién el siguiente al que traicionará, con qué mentira nos engañará, cuánto mal será capaz de infligir a España. Antes de llegar al punto de descaro en el que ahora mismo se encuentra, en el que parece que ya se ha liado la manta a la cabeza y lo mismo le dan ocho que ochenta, ya había dado sobradas muestras de su felonía.

Continuar con la noticia https://okdiario.com/opinion/que-no-capaz-pedro-sanchez-felon-4985349