No hay lugar tan estrecho donde no se pueda elevar el pensamiento al cielo