Mientras salía a correr por la mañana, sentí un dolor agudo en la pantorrilla. Miré hacia abajo para ver una gran serpiente enrollada alrededor de mi pierna, con colmillos venenosos al descubierto.