Estaba jugando con mi gato cuando noté algo extraño. Sus ojos brillaban de color rojo y me siseó antes de saltar a mi garganta.