Gianna Jessen, quien sobrevivió a un aborto de salpingoclasia (una para interrumpir el ) cuando tenía solo 17 semanas de . A pesar de sufrir como resultado del aborto, Gianna ha sido capaz de superar muchas de sus discapacidades y ha sido una activista pro-vida durante muchos años.