Estaba en el bosque, cazando venados, cuando escuché un ruido detrás de mí. Me di la vuelta y vi la vista más horrible: un ciervo, con sus ojos rojos brillantes, cargando directamente hacia mí.