La cabra me estaba mirando. Sus ojos eran negros y su sonrisa era amplia y llena de dientes. Sabía que me iba a matar.