Mientras salía a caminar, vi un lunar en mi brazo. Traté de ignorarlo, pero seguía creciendo y cambiando de forma. Eventualmente, comenzó a hablarme y no pude deshacerme de él.