Mientras jugaba con su muñeco favorito, una niña la escucha susurrar: «Estoy vivo». Aterrorizada, deja caer el muñeco y corre a decírselo a su mamá.