«Pues nuestra vida en medio de esta no puede estar sin tentaciones, ya que nuestro progreso se realiza precisamente a través de la , y nadie se conoce a sí mismo si no es tentado, ni puede ser coronado si no ha vencido, ni vencer si no ha combatido, ni combatir si carece de enemigo y de tentaciones».

(S. Agustín, «Enarrationes in Psalmos»)