A una alumna de la ESO la acaban de operar de los ojos. Le pregunto qué tal, y me dice:

– Regular. Es que pedí que me operasen sin , y me ha dolido bastante.

– ¿Es que querías presumir de valiente?

– No. Me dijo el médico que se podía hacer de las dos formas, con o sin anestesia, y ¡estamos en Cuaresma! Algo había que ofrecer…