La imposición de las cenizas nos recuerda que nuestra vida en la tierra es pasajera y que nuestra vida definitiva se encuentra en el Cielo.

La Cuaresma comienza con el Miércoles de Ceniza y es un tiempo de oración, penitencia y ayuno. Cuarenta días que la Iglesia marca para la conversión del corazón.

Las palabras que se usan para la imposición de cenizas, son:

«Concédenos, Señor, el perdón y haznos pasar del pecado a la gracia y de la muerte a la vida».

«Recuerda que polvo eres y en polvo te convertirás».

«Arrepiéntete y cree en el Evangelio».


Dejamos una anécdota que ocurrió en mi colegio a un niño de 5º de Primaria, se plantea hacer un sacrificio el día de Miércoles de Ceniza
– A ver, Roberto. Hoy que empieza la Cuaresma:
¿Qué sacrificio le puedes regalar al Niño Jesus?
– Pues no sé: ¿Un libro?
– No, hombre… Algo que sea muy difícil, como no tomar chucherías…
– Bueno chucherías no: por qué me las tomare justo después de recibirla Comunión y así Jesús se comerá las chucherías conmigo.