« decía que el mundo había que odiarlo tanto como para querer cambiarlo, y amarlo tanto como para creer que vale la pena cambiarlo».