Dejamos unos párrafos del libro HISTORIA DE UN ALMA (Santa Teresita de Lisieux).

Durante toda mi , ha querido rodearme de . Mis primeros recuerdos están impregnados de las más tiernas sonrisas y caricias… Pero si él puso mucho amor a mi lado, también lo puso en mi , creándolo cariñoso y sensible. Y así, quería mucho a papá y a mamá, y les demostraba de mil maneras mi cariño, pues era muy efusiva.. Sólo que los medios que empleaba, a veces eran raros, como lo demuestra este pasaje de una carta de mamá:

«La niña es un verdadero diablillo, que viene a acariciarme deseándome la : «¡Cómo me gustaría que te murieras, mamaíta…!» La riñen, y me dice: «¡Pero si es para que vayas al ! ¿No dices que tenemos que morirnos para ir allá?» Y cuando está con estos arrebatos de amor, desea también la muerte a su padre».