Estaba a punto de salir del gimnasio cuando vi al conserje limpiando un charco de sangre. Espero que no me haya visto mirando.