Lo último que vi fueron los tomates, rojos y jugosos, sobre el mostrador. Y luego vi el cuchillo, levantado en el aire, bajando hacia mí.