Un día una madre tuvo dos hijas, 2 gemelas, su madre siempre las acompañaba al colegio y nunca las soltaba de la mano, para ir a la escuela tenían que cruzar una carretera.

Un día a la madre, que ya estaba dispuesta a acompañarlas, le llamaron por teléfono.

Su jefe que la necesitaba urgentemente. La madre, dubitativa, dejó que las dos niñas fueran solas a la escuela, pero justo al cruzar la carretera las atropellaron…

Al cabo de 1 año la madre volvió a tener gemelas, idénticas a las otras, justo cuando las estaba acompañando, en medio de la carretera, la madre noto que las hijas le apretaban fuerte la mano, y decían :

-Mama no nos sueltes ,aquí fue donde nos atropellaron-