Mientras estaba acostado en la cama, escuché pasos en el pasillo. A medida que se acercaban, los pasos comenzaron a acelerarse y supe que lo que venía, venía por mí.