Cinco secretos de los restaurantes que un camarero nunca confesaría


VIRUTAS DE MADERA PRECIOSA:
“Un tonto pobre será siempre tonto. Un tonto rico será siempre rico. (Paul Lafitte)
Cinco secretos de los restaurantes que un camarero nunca confesaría

. Evite pedir pescado los lunes. Los pescadores no trabajan los domingos por lo que es difícil encontrar pescado fresco un lunes.
. Piense dos veces si quiere fruta en tu bebida. El limón, por ejemplo, rara vez se lava antes de ser cortado. Antes de llegar al vaso ha pasado por las manos de muchos empleados y con frecuencia se deja en un recipiente destapado durante por lo menos dos horas.

. No entre en un restaurante diez minutos antes de que cierren. Los camareros y cocineros ya están muy cansados después de pasar ocho horas trabajando de pie. Seguramente el proceso de limpieza ya esté en marcha mientras se prepara su comida, por lo que algunos productos pueden mezclarse con los alimentos. 
. Los cacahuetes se ‘reciclan’. Ya que estos aperitivos se dan de forma gratuita, los que sobran no se tiran sino que se devuelven al bote para ponerlos al día siguiente a otro cliente.
. Los restaurantes te recuerdan (como ‘el bueno’, ‘el feo’ y ‘el malo’).