EJEMPLO, DAR LA CARA, RESPONSABILIDAD, DISCULPARSE…


VIRUTAS DE MADERA PRECIOSA:
“La elegancia no consiste tanto en el traje como en el modo de llevarlo” (Honoré de Balzac)

Un dia de lluvia, poco despues de volver a salir el sol, un coche conducido por un padre con sus tres o cuatro hijos (de 6 a 12 años), pasa por encima de un charco que esta al lado de la acera; con tan mala suerte que en ese momento transita por ella un senor de unos 60 anos (con chaqueta y corbata). 

¡El salpicón es mayúsculo!. 

Y el susto del transeúnte no se queda corto. 
Un observador piensa que es el momento en el que el coche pondra pies en polvorosa y, aunque preocupados, saldrán las carcajadas nerviosas y sorprendidas de los ocupantes. 
Pero… sorpresa. El coche para al lado del duchado, el conductor se disculpa y le pregunta si necesita algo. 
El señor, también sorprendido por este gesto inusual, se ve desarmado y se calma. 
– No, no se preocupe (cara un poco molesta, pero menos). 
El coche sigue su marcha. 
La lección ha sido dada: Los chavales han aprendido a dar la cara y disculparse si hace falta. 
¿Qué habrían aprendido en caso contrario?

 ——————– Juan Antonio Arizcun, Murcia  ——————–