A nadie le gusta ser el patito feo. Pero el hecho de que uno sea el menos bello no puede cambiarse. No debe ser fuente de . Si el patito feo se acepta como es á a sacar belleza de otras fuentes internas. Acabará siendo el mejor patito que pueda ser, aunque sea feo. Y eso le hará feliz.