Todo el mundo se queja de su memoria, pero nadie de su inteligencia
Erasmo de Rotterdam