Un perro de caza se encontró con un león y partió en su . Pero el león se volvió rugiendo, y el perro, todo atemorizado, retrocedió por el mismo camino. Le vio una zorra y le dijo: -¡Perro infeliz! ¡ Primero perseguías al león y ya ni siquiera soportas sus rugidos!

Cuando entres a una empresa, mantente siempre listo a afrontar imprevistos que no te imaginabas.

Fábulas