En el año 1636 los dominicos de Manila organizaron una de a fin de ayudar a los del Japón. Cuando llegaron a la isla de Okinawa fueron arrestados y permanecieron en la cárcel más de un año antes de ser trasladados y condenados a muerte por el tribunal de Nagasaki. Entre ellos estaba:

, japonés, laico. Atacado por la lepra, es deportado con otros leprosos cristianos en . En 1636 se une como guía e del grupo del P. ; no resistiendo las torturas, reniega por pocas horas de la fe, pero arrepentido muere por Cristo junto a los demás.

El milagro propuesto para la

Ocurrió en Manila el año 1983 por la invocación al grupo (Domingo Ibáñez de Erquicia, O.P., Santiago Kyushei Tomonaga, O.P. y 13 compañeros filipinos, en Japón) en favor de Cecilia Alegría Policarpio, niña de dos años, curada de forma completa y definitiva de una cerebral anatómica y funcional, sin ninguna terapia eficaz. El milagro ha sido reconocido por II el 1 de junio de 1987.

Las razones de los perseguidores

«Los seguidores de Cristo, llegados imprevistamente en Japón, no vienen trayendo mercancía en sus naves, sino también, sin permiso alguno, han extendido y propagado su malvada ley, destruyendo aquella buena y legítima y conspirando para derrocar el poder en nuestro país. Esto es el inicio de una gran , que con todo medio es evitar. El Japón es un país shintoista y budista, que venera a los Dioses, honra a Buda y tiene en gran estima el camino de la (confucionismo).

Los seguidores de los Padres (los cristianos) han desobedecido todos a las órdenes dadas por gobierno, despreciando la religión … y destruyendo el bien. Viendo aquellos que deben ser ajusticiados (los mártires) se alegran y corren detrás de ellos, espontáneamente, los adoran y los saludan. Tal es el supremo ideal de esta religión. Si no se la prohíbe inmediatamente, vendrán calamidades sin fin sobre el Estado. Que estos cristianos sean exterminados sin demora en todas las regiones del Japón, de forma que no tengan lugar donde poner sus pies o sus manos. Si alguno se atreviera a contravenir esta orden, sea castigado con la muerte». (Tomado del edicto de 1614, cuya doctrina es retomada substancialmente en los de 1633 y 1636).