Mientras me cortaba el pelo, noté que las tijeras se sentían inusualmente afiladas. De repente, sentí un dolor agudo en el cuero cabelludo y vi que las tijeras me habían cortado la piel.