1. Hervir, durante 15 minutos, 3 cucharadas de cebada en 1 litro de agua. Retirar del fuego y dejar refrescar. Tomar una taza de esta bebida cada media hora.
  2. Aplicar paños mojados con agua bien fría o bolsas de hielo en el cuello, las axilas y la ingle, o también darse un baño de agua fría.
  3. Hervir, durante 5 minutos, dos cucharadas de menta piperita en una taza de agua. Retirar del fuego, dejar enfriar y luego colocar en la refrigeradora por unos minutos. Cuando se sienta bien fresca, tomar a sorbos esta infusión cada 15 minutos durante 1 hora.
  4. Masticar panal de abeja o morder de vez en cuando un trozo de miel granulada envuelta en gasa, y colocada dentro de la mejilla como si fuera tabaco de mascar es un remedio para refrescar el organismo.
  5. Si sufre algún agotamiento del calor; Relajarse en un sitio fresco mientras se bebe a sorbos 1/2 taza de agua fresco cada 15 minutos durante una hora. La aumenta si se añade jugo de tomate.