Una tortuga muy valiente vive en la Patagonia llamada Tortugullín, le encanta comer, pero no le gusta tanto que le intenten comer las serpientes. Un día, comienza una guerra entre los humanos y las serpientes. Las tortugas quieren ayudar a sus amigos los humanos, pero no saben cómo. Así que deciden infiltrarse en la guerra y ver qué pasa desde el otro lado.

Descubren que las serpientes están siendo controladas por un malvado mago llamado que quiere utilizar a las serpiente para sus propios fines malvados, el mago convierte a niños en serpientes. Ya ha secuestrado a muchos niños y los ha convertido en serpientes. Las tortugas deciden que deben rescatar a estos niños y llevarlos de vuelta a casa antes de que sea demasiado tarde.

Pasan por muchas aventuras hasta llegar a su destino: hay un castillo donde vive el malvado mago, donde encuentran todo tipo de juegos preparados para que los niños jueguen con él mientras les da caramelos y juguetes para que no se den cuenta de dónde tiene a sus rehenes. Las tortugas lideradas por Tortugullín se abren paso a través de este castillo laberíntico hasta llegar al mismísimo mago. Lo derrotan con unos cuantos golpes aquí y allá hasta que cae muerto sobre el suelo del castillo. Las tortugas liberan a los niños y los devuelven a sus respectivos hogares, la guerra concluye porque ya no hay serpientes para combatir contra los humanos.