Tengo una alumna con muy buen ojo crítico. Además es tenaz cuando está segura de que algo no va de acuerdo con el sentido común (aunque a veces le faltan datos).

Cuando le pedí que se animase a aportar soluciones me dijo que no, que eso no. 
Una elección libre pero errónea. 
Una vida libre y errónea es un gran «herror». Uno acaba enfadándose, protestando pero sin soluciones; siendo una parte del problema y no parte de la solución.

Por eso tomar las decisiones adecuadas forma dos
clases de personas

– Los que pasan la
vida soñando
y los que dan vida a sus sueños
 – Los que sueñan con logros
y los que logran sus sueños 
 – Los que siguen las huellas
y los que las dejaron 
 – Los que ven para poder creer
y los que creen antes de ver 
 – Los que te pisan al subir
y los que suben a ayudar 
 – Los que te dan confianza
y los que te la quitan 
 – Los que dan sin pedir a cambio
y los que te piden el cambio 
 – Los que escogen una de dos
y los que toman las dos 
 – Los que se asoman por la ventana
y los que se salen por ella 
 – Los que hacen, se reproducen y mueren
y los que nacen, producen y nunca mueren…

Sigue con una frase que ha enseñado a muchos el camino para decidir bien…

He pasado muchos años haciendo lo que quiero y no lo que me apetece. San Josemaría