El médico holandés (Voorhout, 1668-Leiden, 1738) fue una de las figuras más notables de la medicina europea, y ocupó diversas cátedras en la .

Cuando murió legó un libro sellado titulado «Los secretos más exclusivos y más profundos del Arte de la Medicina», que años después fue subastado y vendido por la elevada cifra de 20.000 dólares en oro. Pues bien, cuentan que cuando el comprador rompió el sello y abrió el libro descubrió que todas sus páginas estaban en blanco, excepto la primera en la que había una nota manuscrita de Boerhaave que decía lo siguiente: «Consérvese la cabeza fresca, los pies calientes y hará empobrecer al mejor médico del mundo».