«Recurrimos a la para apagar el cerebro, y a la computadora para encenderlo»
C. J. Castelló