Estaba caminando a casa desde la escuela un día. Vi un coche aparcado al lado de la carretera. Las ventanas estaban empañadas y no podía ver el interior. De repente, había un hombre parado frente a mí con la mano extendida. Dijo que necesitaba mi ayuda para encontrar a su cachorro perdido y que me daría $100 si lo ayudaba a encontrarlo.

Me subí a su auto y se alejó antes de que alguien nos viera o pudiera detenernos. Me dijo que siguiera buscando al cachorro mientras manejaba por la ciudad, pero yo sabía que algo no estaba bien, así que comencé a hacerle preguntas sobre adónde íbamos y por qué teníamos que hacer esto de noche cuando no había nadie más cerca.

Se enojó conmigo, pero no respondió a mis preguntas, así que decidí tratar de abrir la puerta cuando nos detuvimos en un semáforo en rojo para poder salir del auto y huir de él lo más rápido posible. Pero no pude abrir, estaba puesto el pestillo, me puse a dar golpes en las ventanas pero nadie me escuchaba.

Llegamos a una casa abandonada y me asesinó.

Yo transmití este suceso a mi primo mediante un médium y de esa forma pudieron encontrar mi cuerpo.

➡️PULSAR AQUÍ PARA LEER MÁS HISTORIAS DE MIEDO DE ANECDONET⬅️