Cuentan de D. Ramón Menéndez Pidal,
insigne historiador español, que una vez le subieron a un «Citroen dos
caballos» y, admirado de su simplicidad, comentó:

– Si este coche es
capaz de andar, la de cosas que sobran a los demás.

De Vicente Huerta