Mientras caminaba por la calle, escuché una voz susurrar mi nombre. Me di la vuelta para ver que no había nadie allí, pero sentí un aliento frío en la nuca.