“En privado, vigila tus pensamientos; en familia, tu ; y en compañía, tu lengua”.

(Lawrence G. Lovasik, “El poder oculto de la amabilidad”)