Ordenación episcopal en San Juan de Letrán: El Reino de Dios se construye con paciencia

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Ciudad del Vaticano, 10 de noviembre de 2015 (Vis).-Ayer, 9 de octubre, festividad de la dedicación de la Basílica de San Juan de Letrán, el Papa Francisco confirió en ese templo la ordenación episcopal al sacerdote Angelo De Donatis, del clero de la diócesis romana al que había nombrado obispo auxiliar de Roma el pasado 14 de Septiembre.
La homilía que el Santo Padre pronunció durante la misa fue esencialmente la homilía ritual de la edidición del Pontifical Romano para la ordenación de obispos. Pero Francisco añadió algunas frases dedicadas sobre todo al anuncio de la Palabra, a la acogida de los pobres e indefensos y a la misericordia.
”Anuncia la Palabra -dijo al nuevo obispo- en cada ocasión oportuna y, a veces, no oportuna: amonesta… pero siempre con dulzura, exhorta con magnanimidad y doctrina. Que tus palabras sean sencillas, que todos las entiendan ¡que no haya homilías largas!..Acuérdate de tu papá, cuando se puso tan contento porque encontró cerca del pueblo otra parroquia donde se celebraba la misa sin homilía..Que las homilías sean siempre la transmisión de la gracia de Dios, sencillas, que todos las entiendan y tengan ganas de ser mejores”.
”Con tu corazón, ama con amor de padre y de hermano a todos los que Dios te confía: como ya he dicho, ante todo a los presbíteros, a los diáconos y a los seminaristas; pero también a los pobres, a los indefensos, a todos los que necesitan acogida y ayuda. Exhorta a los fieles a que cooperen en el esfuerzo apostólico y escúchalos de buen grado y con paciencia. Muchas veces hace falta tanta paciencia.. pero el Reino de Dios se construye así”.
”Y cerca ya del Año de la Misericordia, te pido como hermano que seas misericordioso. La Iglesia y el mundo necesitan mucha misericordia. Tu enseñas a los presbíteros, a los seminaristas, el camino de la misericordia. Con palabras, sí; pero sobre todo con tu actitud. La misericordia del Padre recibe, siempre hay sitio en su corazón, nunca echa a nadie. Espera, espera…Te deseo tanta misericordia”.

Durante el rito de entrega del anillo episcopal, el Papa añadió también estas palabras: ”No te olvides que antes de este anillo, estaba el anillo de tus padres. Defiende a la familia”.
Más anécdotas: