«Cuanto menos piensa el hombre, más habla» escribió Montesquieu.