“Si rompéis un vaso en la mesa, en vez de decir

(Robert de Langeac, “La vida oculta en Dios)