El 31 de marzo de 1870 vio en sueños al salesiano P. Antonio Croserio revestido de lujosísimos ornamentos impartiendo la . Se puso a pensar cómo era posible que revestido para celebrar y enviando , si estaba en cama enfermo. Y entonces entendió que ésta era una señal de que se iba ya para el .

Al día siguiente el Padre Croserio murió santamente.