El arte de la consiste en mantener al paciente en buen estado de ánimo mientras la le va curando.