Un hombre le pedía a su mujer: « cuando menos lo merezca, será cuando más lo necesite».

(«Orar con el Avemaría»)