Conforme a mi anhelo y de que en nada seré avergonzado; antes bien con toda , como siempre, ahora también será magnificado Cristo en mi cuerpo, o por vida o por muerte. Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.

I, 20-21