Este «graffiti» burlesco contra un cristiano llamado Alexámeno, data del siglo II y se encontró en una pared de unas ruinas de Roma, una escuela de pajes anexa al palacio de Nerón. Representa a un cristiano llamado Alexámeno adorando a un crucificado con cabeza de burro (Los paganos creían que judíos y cristianos adoraban a un dios con cabeza de asno). Debajo de la imagen está escrito «Alexámeno adora a su Dios» y cerca alguien escribió -quizá el mismo Alexámeno del que se querían burlar- «Alexámeno fiel»Esto no es sino una pequeña imagen de las grandes tribulaciones por las que tuvieron que pasar estos hombres a los que llamamos «primeros cristianos», sobre los que tanto se habla en las iglesias, pero sobre los que se desconoce casi todo.