En la muerte de , Pilar Urbano escribió un en el que una que le había hecho, en la que le preguntaba por el más allá: ¿Qué hay después de la muerte? ¿Dónde está quién fue su gran amor, su mujer? Etc. Y él, poniéndose de pie y agitado, respondió:

  • “No lo sé, no lo sé, no lo sé…”

“Puedes escribir que soy un sabio que no sabe nada de lo que de verdad le interesa. Soy un sabio extraño. Un sabio que no sabe nada.”