Domtila, el apoyo de las madres que dudan

Domtila
Mi nombre es Domtila. Estoy casada y tengo seis hijos.
Soy supernumeraria del Opus Dei y directora del St. Martin Crisis Pregnancy Center y voluntaria en el Colegio St. Martin, en el que estamos ahora.
Hace años, era normal ver un niño apenas abortado en un canal o bajo un puente, metido en una bolsa de papel y dejado en la calle.
Estas imágenes tan horribles me dolían mucho. Y, por más que le daba vueltas, no lograba encontrar una solución. Sentía que Dios me pedía que hablase en nombre de los no nacidos.
Trabajamos en temas que tienen que ver directamente con la defensa de la vida humana, como el aborto y la contracepción. Ofrecemos consejo y apoyo emocional a aquellos que lo necesitan. También hemos ido a hablar con médicos que practicaban abortos y les hemos convencido de trabajar para la vida. Ahora hay muchos que envían a sus pacientes a que hablen conmigo.

Madre 1
El médico me dijo que una señora quería hablar conmigo. Así que fui a verla. Vimos juntas un vídeo sobre el aborto. Me dolió lo que veía. Me pregunté: ¿por qué debo abortar? Tampoco debía escapar de mi casa. Con el niño, no podían echarme.

Madre 2
Me dieron el número de teléfono de Domtila y la llamé. Y así empezamos a charlar. Le conté que estaba pensando hacer ciertas cosas. Y ella me dio algunos consejos. Nunca nos habíamos encontrado, pero me dijo que esperase, que no hiciera nada. Que me diría más cosas cuando nos viéramos.

Madre 3
Vimos un vídeo. En él explicaban cómo se realiza un aborto. Me quedé… Se veían moverse los músculos del niño.

Domtila
El apostolado que hace Papa Francisco me da mucha fuerza. Cuando leo su predicación, pienso que no es muy diferente de lo que yo hago.

Madre 3
Pero luego pensé: si tengo el niño o la niña, ¿cómo le voy a mantener? Tengo problemas económicos. Pero ella me dijo: yo te ayudaré, no te preocupes.

Madre 2
Ella me visita, ella me ayuda. Una amiga de Domtila vino, y ahora es ella la que me ayuda a hacer la compra, la que me anima. Me dijo: no creas que estás sola. Un día, dentro de algún tiempo, verás a tu hijo y te sentirás feliz. Si hubiera abortado, ¿cómo haría?

Madre 1
Me gusta cómo trabaja, porque anima a muchas mujeres a no abortar. Yo veo ahora a mi hijo, al que dimos el nombre Lucas, le veo y le quiero mucho. Desde aquel día, mi vida ha ido adelante, cuidando de mi hijo, y Dios me ha bendecido dándome además un marido. Pero a mi hijo le quiero… más que a mi propia madre.

Domtila
Cada mujer es un reto. Cada vez que convenzo a una chica a dar a luz y veo luego a su hijo vivo… me lleno de alegría.
No soy yo quien hace este trabajo. Pienso que es Dios que lo hace a través de mí. Me usa como un instrumento. Me inspiro en las enseñanzas de san Josemaría, que decía que el trabajo nos lleva al cielo sin quitarnos de nuestro ambiente. Eso es lo que estoy haciendo con mi trabajo provida. Sigo la predicación de San Josemaría: querer ser santo allí donde estés…