Un predicador, en unos ejercicios espirituales, durante la meditación de la muerte dice:

“Si alguno de los que me estáis oyendo muriese ahora… sería ya la tercera vez que me pasa”.

Lo decía para corroborar que la muerte nos puede llegar en momento.

Javier Otaduy