«El mejor fuego no es el que se enciende