Según la tradición, en España y en algunos países hispanoamericanos, los Reyes Magos dejan carbón dulce a los niños que se han portado mal. Si algún año no has sido bueno y te ha tocado recibir este curioso producto, quizá te hayas preguntado cómo se hace. O tal vez ni siquiera te lo hayas planteado porque has supuesto que se trata simplemente de un gran trozo de azúcar. Obviamente el carbón dulce contiene azúcar, pero es mucho más que eso, ya que su elaboración, a pesar de ser relativamente sencilla, encierra una serie de complejos procesos físico-químicos. En definitiva, el carbón dulce no es lo que parece…

El origen de la tradición:

Para ir entrando en materia, veamos brevemente cuál es la de este producto. Existen varias versiones acerca del origen de esta tradición que, como sabrás, consiste en regalar carbón a los niños que se han portado mal, a saber:

1.- Una de las versiones se basa en la figura de Carbonilla, un paje de los Reyes Magos que, según la tradición, se encarga de vigilar a lo largo del año a los niños y en la noche del 5 de enero les deja carbón a aquellos que no se han portado bien.

2.- Otra versión se basa en la tradición que existía antes del siglo XIX, cuando los Reyes Magos, en lugar de regalar juguetes a los niños, se encargaban de regalar diferentes objetos de utilidad: Melchor repartía ropa o zapatos; Gaspar regalaba golosinas, requesón, miel o secos y Baltasar repartía carbón o leña para castigar a los niños que se habían portado mal.

Leído en https://es.toluna.com/opinions/1988856/%C2%BFConoces-al-Paje-Carbonilla